Baking: tendencia en pieles

Baking ¿Te sumas?

¿Escuchaste hablar del baking (hornear en inglés)? Es una técnica que ayuda a que tu piel tenga un acabado perfecto durante largas horas. Por eso es ideal para casamientos y fiestas. Además, si tenés ojeras, piel mixta o con tendencia a que te salgan granitos, le vas a dar una cobertura excelente.

¿Cómo se logra? Hay que aplicar, tras la base y el corrector, una capa bien generosa de polvo traslúcido en el área del contorno de los ojos y en todas esas zonas en las que queramos difuminar arrugas y poros abiertos (especialmente mentón, pómulos, frente y nariz).

notabaking

Y acá viene la parte novedosa: hay que dejar actuar esa capa entre 10 y 30 minutos (de ahí viene lo de “baking”) antes de seguir con la rutina de maquillaje.
El objetivo es que se funda con el calor de la piel y así se rellenen las imperfecciones. Una vez que pasó ese tiempo, difuminá con brocha para integrar el polvo con el resto del makeup. ¡Ojo! No te tientes con maquillar toda tu cara de este modo, es mejor usar esta técnica solo en algunas zonas.