Blog

Cómo maquillar tu rostro en primavera/verano

Sube la temperatura y queremos estar frescas y divinas. Pero… ¿es compatible el maquillaje con el calor? ¡Claro que sí! Te dejamos algunos consejos para que elijas la base, los polvos, rubores y correctores para esta temporada.

Ya nos estamos vistiendo con shorts, vestidos y musculosas porque el verano está a un paso de llegar. Ya adaptamos nuestros guardarropas, ahora falta cambiar nuestro maquillaje. Con el calor, la humedad y los primeros bronceados hay que tener en cuenta algunos tips para que nuestro maquillaje se vea fresco, liviano y perfecto con nuestra piel. ¿Es compatible el makeup con el verano? ¡Claro que sí! Te dejamos algunos consejos para que elijas la base, los polvos, rubores y correctores ideales para esta temporada.

1. Piel hidratada y protegida

Las palabras claves para tener la piel perfecta son: hidratada y protegida. Es decir, al rostro hay que darle una limpieza diaria, aplicarle una buena crema hidratante con protección solar alta. Esto permitirá que no te manches y que el maquillaje se te impregne mejor y por más tiempo. Otro dato importante: chequeá que tu makeup sea a prueba de agua.

2. Bases líquidas

Cuando hace mucho calor es conveniente usar bases líquidas, que te aplicás como si fuera una crema ligera, para que no se te corra con la transpiración. Te permiten abarcar todo el rostro, darle una tonalidad pareja y una sensación liviana. Por ejemplo: las BB Cream. Para elegir la correcta fíjate que sea a libre de aceites, larga duración y si tiene protección solar mejor. Probá su absorción y color en la palma de tu mano.  Hay otras texturas también como gel y mouse que podés tener en cuenta. El concepto no es tapar, sino perfeccionar.

3. Polvos

Algunas mujeres prefieren un toque de polvo para matificar y unificar el tono de su rostro, sin cargar la piel. Esto es recomendable si estás poco tiempo expuesta al sol. El efecto es muy natural y fresco. Si querés realzar tu bronceado con polvos lo más recomendable es que uses uno o dos tonos más oscuro de tu piel, no más. La zona para aplicarlo es pómulos bajos, frente, en los lados de la nariz y en el cuello.

4. Rubores

Los rubores vienen en tres formatos: polvo para pieles grasas, en crema para rostros más secos y líquidos o en gel para pieles que varíen entre grasosas a normales. Los primeros se aplican con brocha, las cremas con los dedos y los líquidos son casi translúcidos, resaltando la luminosidad de cada pómulo. Los rubores pueden usarse como iluminadores de la piel, para eso se aplican en zonas que destaquen puntos específicos de la cara. Puede ser en las sienes, en la región debajo de la ceja o en los pómulos haciendo una C desde el final de la ceja. Los colores varían de acuerdo a la tez: si es clara puede ser ciruela, carmesí o pasteles; si es más oscura el bronce, terracota o marrón; si estás bronceada los cobrizos y naranjas van perfecto.

5. Correctores

Siempre después de aplicada la base viene el momento de poner el corrector. La mejor opción es usar un corrector de tu tono de piel y aplicarlo suavemente con golpecitos de la yema de los dedos. Elegí productos con acabado ligero y mate. Si el corrector es de textura pesada y clara no será tan eficiente. Si tus ojeras están muy marcadas te conviene los correctores de colores, naranja, amarillo o tonos verdes pueden ayudarte.

VER MÁS ARTICULOS

Newsletter

Dejanos tu mail para mandarte tips de make up, lanzamientos y ofertas.

ENVIAR